Ajuntament de Benicarló mucbefoto del mucbefoto del mucbe
Ajuntament de Benicarló Centre Cultural Convent de Sant Francesc     e-mail: correu.mucbe@ajuntamentdebenicarlo.org Valencià | Castellano
EXPOSICIONS 2008

Exposició "Bronces", de Sergio Blanco

Exposición de los Bronces de “Sergio Blanco”

Del 6 al 30 de marzo de 2008

_____________________________________________________________

El 6 de marzo se inaugura en el Mucbe la exposición de esculturas de bronce del conocido cantante Sergio Blanco, donde podremos conocer otra de sus facetas artísticas menos conocidas. Con más de veinticinco años de experiencia modelando figuras de bornce, fundidas artísticamente por el procedimiento de cera fundida, Sergio se ha especializado en figuras históricas i ecuestres, tanto de pequeño como de gran formato.

Biografía del escultor “Sergio Blanco”.

Especializado en Escultura en Bronce, cuyos originales realiza, preferentemente en cera y a veces en barro.

Lleva más de 25 años modelando esculturas.

Es el mejor escultor figurativo: clásico, realista y meticuloso de España, en este siglo, en lo que se refiere a personajes históricos a caballo, en bronce.

En figuras ecuestres es uno de los tres mejores escultores en bronce del siglo XXI de la geografía española.

El setenta por ciento de sus estatuillas son ecuestres.

Dos esculturas suyas, monumentales del “Duque de Ahumada”, fundador de la Guardia Civil, se pueden ver hoy en día en la Comunidad de Madrid; la segunda de ellas fue inaugurada en ala Academia de Oficiales de la Guardia Civil, por la reina doña Sofía, en Aranjuez.

El 13 de abril de 2007, el Ayuntamiento de Ciudad Real inauguró en un paseo del centro de la ciudad, la escultura monumental, ecuestre, del rey “Juan II de Castilla”.

El 22 de noviembre de 2007, la estatua sedente en bronce del “Papa Luna”, obra de Sergio, ocupa un sitio preferente, a pocos metros de la puerta del Castillo de Peñíscola y de espaldas a su muralla.

Sus escasas esculturas han recorrido, en Exposiciones Individuales, nueve comunidades autónomas, así como las principales capitales de provincia y otras localidades de España.

Esta es la quinta exposición de Sergio, en la Comunidad Valenciana: Valencia, Castellón, Peñíscola, Elda y ahora Benicarló.

SERGIO. Escultor de Bronces

El día 22 de noviembre, del pasado año 2007 se inauguró la última escultura monumental, de “Sergio Blanco” a escasos metros de la única puerta de entrada al Castillo de Peñíscola y con una de sus murallas a su espalda y ha sido, sin lugar a dudas, el comienzo de una nueva imagen para este castillo, uno de los monumentos más visitados de España.

La escultura del artista de esta exposición se ha convertido, en pocas semanas, en foco de atención de los numerosos visitantes y turistas que acceden a la fortaleza o que, simplemente se acercan a su entrada, quedando el monumento a partir de aquel día incorporado a la ciudad y por supuesto a la contemplación pública.

El Presidente de la Diputación D. Carlos Fabra auguró que el 22 de noviembre de 2007 sería una fecha que recordarán nuestros hijos, nuestros nietos y las futuras generaciones que les sucedan. “...la figura del Papa Luna sigue siendo desconocida para muchos. Y lo era, entre otros muchos motivos por la falta de un monumento emblemático que estuviese a la altura del personaje histórico. Un olvido que creo desde hoy subsanado por motivos que creo saltan a la vista.”

“A partir de hoy, va a ser muy difícil que un turista demuestre que ha estado en el Castillo de Peñíscola, si no tiene una foto con la escultura que tengo a mis espaldas”.

Y finalmente decía: “Hoy presentamos una pieza desde el talento de otro gran artista y que creo que, desde ya, se va a convertir en un icono de la ciudad, ...”

El boceto de la figura sedente del “Papa Luna”, que estuvo presente por primera vez, en la exposición de Castellón, obra de Sergio, se aumentó por puntos al tamaño definitivo de una altura de 180 cm., una longitud de 190 cm. y un peso de 700 kg. de bronce; representa a Benedicto XIII con la cabeza coronada por la tiara cónica, con las tres coronas y la mano diestra invitando a la calma; la izquierda, como ajena a la escena, se crispa arrugando la capa pluvial, pretendiendo el autor representar la tensión que envuelve al personaje dentro de su entorno histórico.

Esta obra escultórica digna de un escultor clásico, realista y meticuloso como Sergio Blanco, es la primera que se inaugura en la provincia de Castellón y estamos convencidos de que no va a ser la última. Puesto que es la continuación de la estatua de pié del “Duque de Ahumada”, fundador y primer director de la Guardia Civil, del Parque del Duque de Valdemoro (Madrid), costeada por dicho Ayuntamiento. El 25 de septiembre de ese mismo año, la reina de España, Doña Sofía, inauguró una segunda copia de esta estatua en la Academia de Oficiales de la Guardia Civil, en Aranjuez (Madrid).

Uno de los resultados más positivos de la exposición “Bronces de Sergio” que tuvo lugar en el Museo Municipal de Ciudad Real, en el año 2004, fue el encargo del Ayuntamiento ( a través de unos mecenas patrocinadores), de la estatua ecuestre, monumental, del rey “Juan II de Castilla”, que concedió, en el año 1420, a la Villa Real el título de ciudad, pasando a denominarse, como ahora se llama: “Ciudad Real”. Estatua de 4,20 metros de altura, 4 metros de longitud y 1,05 metros de anchura, con un peso total, incluida la base de bronce de 2000 kilos; bronce que se inauguró solemnemente el 13 de abril de 2007, en una gran avenida del centro de la ciudad y más concretamente en el paseo del Torreón del Alcalzar.

El Cid” y “El Gran Capitán”

“Sergio Blanco” es un excelente escultor que está dotado de una soberbia maestría para modelar el conjunto jinete/caballo. De su obra escultórica basta decir que alrededor de la mitad de sus figuras están “agotadas”, ya que sus bronces, fundidos artísticamente por el procedimiento de la “cera perdida”, corresponden a ediciones numeradas y limitadas y algunas son “pieza única” (no más de siete ejemplares) o son propiedad de organismos estatales, locales, etc...

Pese a que ha accedido tarde a la escultura como profesión, aunque lleva ya más de 25 años modelando, su éxito le ha llegado pronto, cuando empezó a darse a conocer en exposiciones individuales, a partir del año 1998; los encargos oficiales y la venta a coleccionistas y particulares lo han constatado. Su popularidad como escultor figurativo, clásico, realista y meticuloso, le han convertido en estos últimos años en uno de los mejores escultores en bronce de España, por el tipo de obras que realiza y por sus méritos propios. Es por tanto, a comienzos del siglo XXI un artista acreditado, admirado y justamente destacado en su gran especialidad: los personajes históricos a caballo.

SERGIO nos está dejando en sus bronces una lección de la mejor Historia de España, habiendo comenzado, en el siglo pasado, la serie que ahora continua, a un tamaño importante de algo mas de 40 kilos de bronce con el caballero mas grande de la historia de España, “El Cid” (con una cota de malla que lleva 5.000 anillas), que ya está agotada. Esta escultura del bilbaíno nos presenta al “Campeador” cuando tenía alrededor de 50 años, en su campaña de Valencia sobre caballo bereber-español, al trote corto sostenido. Es sin lugar a dudas la mas perfecta representación artística, en bronce del “Señor del reino de Valencia” teniendo en cuenta que poco conocemos desde el punto de vista iconográfico, del histórico personaje, aunque si sabemos que fue un hombre de armas de la segunda mitad del siglo XI y que no vestía ni iba armado como se le ha representado generalmente hasta ahora con las armas y el equipo militar de uno o dos siglos posteriores a su muerte.

“... a Valencia se ha tornado

trae descubierta la cara, pues venía desarmado,

así entró sobre Babieca, con la espada en la mano”.

(Poema de El Cid)

Este bronce de 72 cm. de altura y 42 kg. de peso, es tan magnífico que fue solicitado en su día para que el público lo contemplara en las dos exposiciones nacionales, conmemorativas del IX Centenario de la muerte de “El Campeador”, en Burgos (1999) y Valencia (2000), figurando, como es lógico, en ambos catálogos de sendas muestras y uno de los siete ejemplares de la serie lo compró Caja Segovia para su patrimonio y eso que el de Vivar no tuvo nada que ver con la capital catellana.

El más célebre “Capitán” de la historia de España: “El Gran Capitán” ha salido de las manos de SERGIO, más o menos a la misma escala que el de Vivar: 68 cm. de altura, 75 cm. de longitud, 30 cm. de anchura y 42 kg. de bronce; del que se fundirán, como máximo, siete ejemplares (lo que se denomina “pieza única”). Un bronce de museo, no solo por su valor iconográfico e histórico-militar, con el asesoramiento del que esto escribe, para no caer en los errores acumulados en los dos últimos siglos; si no por su calidad artística, difícil de superar, ya que ha salido de las manos del mejor artista de España, de comienzos del siglo XXI, en la espinosa especialidad de las figuras históricas a caballo.

Esta elegante y magnífica escultura, en donde el binomio caballero y caballo es mas una reunión que una unión, nos presenta a Don Gonzalo Fernández de Córdoba montando a la brida (acciones de estribo largas) bien asentado en su caballo, un corcel arrogante, alegre y vigoroso, con todos los detalles de su equipo militar, como puede ser la espada en miniatura, sacada a escala de la auténtica que se conserva en la Real Armería de Madrid. Es una de las más sobresalientes y bellas esculturas ecuestres realizadas por uno de nuestros artistas de un personaje histórico español y por supuesto, la mejor escultura en bronce de todas las que se han llevado a cabo del “Gran Capitán”.

El año 1999 fue una fecha determinante en la trayectoria artística de “Sergio Blanco”, por los importantes encargos de figuras históricas que termina y entrega, como “Don Álvaro de Bazán”, el marino más grande de la historia de España. La escultura de 80 cm. de altura y 24 kg. de bronce, la encargó en su día, la entonces E.N. Bazán, como pieza única, y uno de los siete ejemplares ha pasado a ocupar un sitio de privilegio en el Museo Naval de Madrid, que está considerado como uno de los mejores de Europa, o sea, del mundo.

La escalada escultórica del artista continuó con la entrega solemne, por el Ministerio de Defensa, en Madrid, el 2 de junio de 2000, de las seis primeras esculturas en bronce que salieron de sus manos, del “Soldado Miguel de Cervantes”, al término de la batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571), como premios anuales concedidos por el Ministerio.

Esta original escultura de 55 cm. de altura y 11 kg. de bronce, del joven infante español que luego escribiría “El Quijote”, es la única que conocemos de Cervantes antes de ser famoso; forma ya parte del currículum vitae de este escultor y uno de los ejemplares de esta serie, no numerada, ha sido regalada por el Ministerio de Defensa al Museo Naval de Madrid y allí se puede ver, en la sala del siglo XVI, muy cerca de la escultura de don Álvaro de Bazán, del mismo autor.

Reyes de España

El bilbaíno continuó con sus magníficos personajes históricos a caballo, con el gran monarca “Carlos III” (El mejor Borbón de España), sobre caballo español, a un tamaño superior al “Cid Campeador” y al “Gran Capitán”, esto es: 96 cm. de altura, 76 cm. de longitud, 35 cm. de anchura y 75 kg. de peso (incluida la base de bronce), aparte de la correspondiente peana de madera; con una tirada de sólo siete ejemplares, o sea, “pieza única).

Para modelar esta escultura el escultor ha contado con el asesoramiento histórico e iconográfico de quién esto firma, que ha facilitado al artista toda la documentación gráfica necesaria para llevar a cabo este bronce con verdadero rigor histórico. Así, el rostro del Rey, modelado por Sergio es fiel a la iconografía de Carlos III: su nariz, la expresión de sus ojos y el rictus de los labios, están conseguidos con admirable maestría, a lo que hay que sumar el exquisito mimo a la hora de representar el vestuario civil del monarca, con los atributos de Rey de España: El Toisón de Oro, la espada y el bastón de Mando o bengala.

Pero la naturalidad que sabe imprimir este escultor a sus bronces no es exclusiva solo de los personajes humanos, sino también de ese animal, tan querido por el artista como es el caballo. En su “Carlos III” sobre un hermoso caballo español de pura raza, la relación entre jinete y cabalgadura es perfecta y natural, recreándose el artista en el estudio anatómico de este animal, que destaca por su elegancia y realismo; belleza del caballo, que sin quitarle protagonismo al jinete está magníficamente documentado y conseguido por el escultor, lo mismo que el “bordado a realce” de la mantilla del equino.

El Cuartel General de Ejército ha comprado, para su patrimonio, concretamente para decorar el Palacio de Buenavista, la de Cibeles (Madrid), el primer ejemplar de esta escultura y el segundo lo adquirió Caja Badajoz. Por otra parte, los ayuntamientos de los Reales Sitios de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) y San Ildefonso (Segovia), están interesados en obtener una escultura monumental en bronce de esta pieza, de cerca de cuatro metros de altura, para presidir la plaza del Ayuntamiento escurialense y otra plaza nueva, que se está remodelando, en el caso antiguo de la localidad segoviana.

Terminamos con la escultura de “Juan II de Castilla”, que como ya hemos dicho se inauguró en Ciudad Real el pasado año, bronce que representa al monarca, según la pintura mural de la “batalla de la Higueruela” que tuvo lugar en el año 1431, pero sin el yelmo, colocándole sobre la cabeza la corona real, mas acorde, en relación al personaje representado, con la ciudad manchega. La media dalmática, cuartelada de castillos y leones cubre la parte superior de la armadura como aparece en la Sala de Batallas del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. El caballo que ha salido de las manos del mejor escultor de figuras ecuestres, en bronce, de España, de comienzos del siglo XXI; no lleva la “capizana” defensiva en el cuello, habiendo suprimido también el paramento o cubierta del corcel que tapaba o cubría los cuartos del equino, que es más característico de torneos o batallas que para representar el rey que convirtió a la villa en Ciudad Real.

Alfonso de Carlos Peña

Comisario de la Exposición

(Telf.: 914132440 – 671671541)

De las Asociaciones Madrileña y Española de Críticos de Arte.

Creat per llujan el 27/03/2008
© 2000-2019 Equip Desenvolupament Web Imprimir