Ajuntament de Benicarló mucbefoto del mucbefoto del mucbe
Ajuntament de Benicarló Centre Cultural Convent de Sant Francesc     e-mail: correu.mucbe@ajuntamentdebenicarlo.org Valencià | Castellano
MUCBE

Exposició 'Fauna pareidòlica: trobada amb les formes' de Pere Ribera

Exposició: «Fauna pareidòlica: trobada amb les formes»

PERE RIBERA

Del 13 de novembre de 2020 fins al 17 de gener de 2021

Lloc: Mucbe.

Organitza: Regidoria de Cultura.

El proper divendres, 13 de novembre, a les 19.00 h, s'inaugura l'exposició 'Fauna pareidòlica: trobada amb les formes' de Pere Ribera, un reconegut artista de la Vall d'Uixó (Castelló), i que romandrà en exposició fins al 17 de gener de 2021.

Catàleg de l'exposició

- - - - - - - - - -

En seis tiempos: Pere Ribera y la fauna mágica de la pareidolia

I

Pareidolia: esta palabra, sonora y enigmática, no se encuentra en el diccionario de la Real Academia Española. Sin embargo, bajo ella se cobijan innumerables mundos que el ser humano construye en un intento de volver familiar aquello que, en un principio,

resulta informe o caótico. Miramos distraídamente el desconchado de una pared y en ella aparece, como si formara parte de su esencia, un rostro humano. Dirigimos la vista hacia las nubes y de pronto surgen ante nosotros gigantescas formas de

animales. Dejamos inadvertidamente tijeras, lápices y gafas encima de una mesa, y de repente se combinan de forma sorprendente para devolvernos un ser reconocible.

Son, todos ellos, fenómenos pareidólicos. Siempre nos causan sorpresa, a veces inquietud. Esas formas que el azar ha construido se convierten en fuente de interpretación para un observador que ordena a su cerebro volver comprensible lo que

en principio no tiene voluntad de serlo.

II

Pere Ribera, artista de obra tan contundente como poética, hace ya un tiempo que explora la pareidolia. Aunque es en el 2018 cuando bautiza con esa palabra a un grupo de pinturas de animales -racionales o no-, ya a partir de 2015 se da cuenta de

que en una de sus series «Fauna amniótica», aparecían conjuntos de elementos susceptibles de lecturas pareidólicas. Del mismo modo, al limpiar las planchas de grabados, sobre ellas se insinuaban formas misteriosas. La inmensa curiosidad de

Pere no podía dejarlas pasar por alto. Tenía, de alguna manera, que fijarlas y atraparlas en el lienzo o papel. De ahí surge la serie que hoy podemos ver en esta rotunda e intrigante muestra. Es una serie donde el azar juega la primera baza, para

que a continuación el artista intervenga en cada una de las bazas sucesivas, hasta hacerse con el control del juego que finalmente plasmará a través de la pintura.

III

Consecuente con lo anteriormente enunciado, su autor ha titulado esta exposición «Fauna pareidólica: encuentro con las formas». Esta denominación es tan precisa como abierta a la interpretación. Precisa en el sentido de que nos habla de lo que nos

vamos a encontrar: el mundo vivo de la naturaleza y su transferencia al mundo de la imagen. Abierta porque esas formas van a estar sujetas a la transformación de la mirada del creador. Tenemos que imaginarnos a un Pere Ribera observando

atentamente lo que en un principio no es sino una masa informe de manchas y líneas; tenemos que pensar en él como un demiurgo que extrae de ellas criaturas sorprendentes. El verdadero proceso empieza con su mirada, con esa mirada que

descubre que una línea dibuja el perfil de un rostro, que otra delimita el cuerpo de un animal o el contorno de un instrumento musical. Lo que ocurre es que, una vez descubiertas figuras y objetos, aparece el artista que es Pere, un artista bañado por la

luz del surrealismo y poseedor de una técnica compleja que él vuelve fácil a fuerza de experiencia.

IV

El aura surrealista -lo acabamos de decir- aparece ahora más que nunca en el trabajo de Pere Ribera. Al fin y al cabo, fue aquel grupo vanguardista el que se dedicó a explorar, a través de los cadáveres exquisitos y técnicas como el frottage, todas las

inmensas posibilidades que ofrecen los elementos azarosos y en apariencia inconexos. De esta forma crearon obras que requerían de infinitas miradas para llegar siempre a experiencias estéticas diferentes. En el caso de Pere, el espectador o

espectadora de sus cuadros hallará lo que él mismo ha encontrado: esto es, percibirá los seres que ha creado a partir de las manchas aleatorias de sus dibujos previos.

Pero también -y esto es muy importante- va a encontrar «manchas sin resolver», esto es, espacios de la tela en las cuales el artista no ha intervenido, para incitar a quienes miran las obras a identificar sus propias pareidolias. Sabemos, como supieron los

surrealistas, que el ser humano no aprehende de forma única, sino que, condicionado por múltiples factores, interpreta la realidad de manera diversa. En última instancia, el verdadero creador se recrea en la libertad, término que era, para André Breton, el gran artífice del surrealismo, «la única palabra que tenía el poder de exaltarle».

V

De este modo, con esa libertad exaltadora, Pere Ribera ha creado esta fauna atípica, adivinando contornos en línea y manchas. En ocasiones se recrea en la imagen encontrada y cubre el resto del lienzo con una materia uniforme a fin de hacerla

resaltar; en otras deja las texturas a lo largo de toda la pintura, pero siempre nos regala imágenes sorprendentes, en las cuales muchas veces se adivina, a pesar del enigma de su nacimiento, una cierta ternura. Así lo vemos, por ejemplo, en ese

animalillo que toca el piano, extrañamente protegido por un casco y al que abraza en éxtasis otra metamórfica figura; o en aquel otro, de ojo parcheado, que sostiene a un perrillo. Sin embargo, no siempre es esta sensación la que nos transmiten las obras.

Sobre todo en aquellas en las que los fondos se retuercen y las figuras se multiplican, siempre hallamos alguna que nos lleva hacia los límites de lo ignoto, y nos devuelve a una inquietante extrañeza. Son esos cuadros que parecen estar construidos con

trozos de piedra, cuadros cuyos habitantes, con un cierto toque aciago en sus entrañas, parecen detenerse al borde del abismo. Son muchos los hallazgos que encontramos en estas obras, son obras para el detenimiento y el asombro ante la

capacidad del artistas de intuir y crear a partir de lo que se intuye. Todo un hallazgo, toda una sorpresa.

VI

Finalizamos estas palabras sobre la «Fauna pareidólica» de Pere Ribera refiriéndonos a una pieza musical del compositor francés Jean-Christope Rosaz compuesta expresamente para esta serie de insólitos animales. Sus notas, que entroncan con el

más puro expresionismo, parecen estar cinceladas sobre las nerviosos trazos que imperan en las pinturas que le sirven de inspiración. Esta analogía de música y pintura tiene su primer gran referente, para la modernidad, en la pintura de Kandinsky y, en

última instancia, en la teoría de las correspondencias que sentenció Baudelaire en el poema que lleva ese mismo nombre. La idea básica que aquí subyace es el diálogo -o mejor, las analogías -que establecen elementos en apariencia disímiles. Un trazo, un

color, una nota... todos ellos guardan entre sí una relación que ayuda a que el lenguaje se expanda y el mensaje se perfile. En esa interrelación Pere ha encontrado lenguaje y vida.

Rosalía Torrent

Universitat Jaume I

Creat per david el 09/11/2020
© 2000-2020 Equip Desenvolupament Web Imprimir